En una Ópera es preciso que la Poesía sea

hija obediente de la Música.(Mozart).

 
 
    INICIO/HOME
 

Verdi.La Traviat.Act 3.Preludio

Para ver clickar imagen

 

Verdi.La traviata.Act 3.Addio del Pasato.

Para ver clickar imagen

Verdi.La traviata.Act III.Largo quadrupede...Parigi oh cara

Para ver clickar imagen

 
Verdi.La traviata.Act III.Gran Dio!Morir si Giovane!.Prendi, quest´e l´Immagine
Para ver clickar imagen

Giuseppe Verdi.La Traviata.1853.Acto III.

Preludio. Sufre mi cuerpo pero mi alma está tranquila.

Ha pasado un tiempo y Violeta se encuentra en su habitación con la salud muy delicada. El genio de Verdi nos adorna la escena con un maravilloso preludio. El director de escena Willy Decker nos muestra aquí como el entorno de Violeta huye de ella mientras la enfermedad avanza quedandose a solas. Violeta se despierta y pide a Anina que abra las ventanas. Llega el doctor Grenvil para vistarla y le da animos anunciandole su pronta recuperación. Sin embargo Violeta le dice que no la eñgañe y a pesar de los sufrimentos ella tiene el alma tranquila por que ha hecho las paces con Dios. Cuando el doctor sale, comunica a Anina que Violeta morirá en pocas horas.

"La religión alivia a los que sufren".

Adios al pasado.

Violeta ha recibido una carta de Georgio Germont donde le informa que Alfredo hirió al Baron en un duelo y que tuvo que irse fuera del país. Además le ha explicado a su hijo el sacrifico de Violeta y que pronto vendrán los dos a pedirle perdón. Demasiado tarde para ella por que ha perdido la esperanza. Se inicia aqui la bellisima aria "Addio del Pasato" donde Violeta se despide de la vida y pide perdon por sus pecados.

"Ni flores ni lágrimas tendrá mi tumba.Ni Cruz con mi nombre, cubrirá en ella mis huesos".

 

Abandonaremos Paris, amor.

Son carnavales y desde su habitación escucha los canticos de los ciudadanos de Paris. Anina entra con buenas noticias para Violeta y anuncia la llegada de su amado. Alfredo entra y le pide perdon para él y para su padre, por todo el mal que le han hecho. Acto seguido la pareja inicia el dueto "Parigi Oh Cara" donde vuelven a prometerse amor eterno e iniciar una nueva vida juntos.

"Seras mi aliento y mi luz, todo el futuro nos sonreirá".

 

Toma, ésta es la imagén de mis días pasados...

 

Una vez pasada la alegía inicial Violeta sufre un desfallecimiento y Alfredo se preocupa por el estado de su amada. Violeta animáda por el encuentro decide levantarse y pide un vestido. Sin embargo se da cuenta que ya no puede levantarse y vuelve a caér. Alfredo pide a Anina que avise al doctor. Violeta se indigna y canta "Gran Dio! Morir si Giovine" por lo injusta que ha sido con ella la vida. Aparece en escena el padre de Alfredo y los hechos se precipitan.

"Pero si tú, volviendo, no me has salvado, nadie en el mundo puede salvarme".

Fin.

Ir a Acto I

Ir a Acto II